ESTRATEGIAS URBANAS PARA COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO

La degradación del medio ambiente tiene muchos afluentes. ¿Cuál es la relación que existe entre el cambio climático y el crecimiento de las ciudades?

Antes de responder a esta pregunta, cabría preguntarse si efectivamente existe una relación entre ambos factores y la realidad demuestra que sí: el cambio climático y el crecimiento de las ciudades se condicionan recíprocamente. La UNESCO reconoce que, con distintas variantes y matices, todas las megaciudades del mundo deben enfrentarse a grandes retos demográficos y medioambientales.

Para empezar, te brindamos algunos datos que ya son de conocimiento popular: las ciudades consumen más del 75% de los recursos naturales y la energía de todo el mundo. Además, generan el 75% de las emisiones de carbono. Y, cuando los centros urbanos crecen, aumentan con su población estas necesidades de consumo.

La expansión de las zonas urbanas alcanza ciertos ecosistemas cuya producción de bienes y servicios es sumamente valiosa para las sociedades. La purificación del agua que posibilitan los humedales al absorber los contaminantes y el almacenamiento del carbono sostenido por los bosques que, entre otras cosas, evita la erosión del suelo, son algunas de las relevantes actividades que se ven influidas por este fenómeno.

Otra de las consecuencias es el avance urbano sobre las denominadas llanuras aluviales intactas, que operan una significativa amortiguación de las inundaciones. ¿Sabías que en el 2017 muchas importantes ciudades sufrieron alguna inundación? Texas, México, Buenos Aires, Mumbai, Stuttgart, son algunas de las que se cuentan entre ellas. Las consecuencias a veces no son tan graves: solo algunas deficiencias en los servicios públicos (que, sin embargo, a veces pueden ser bastante perjudiciales). Pero, en otras ocasiones, las inundaciones también dejan como saldo decenas de muertes y muchas personas pierden cosas valiosas e, incluso, su propio hogar.

De todas maneras, la afluencia de la gente a las ciudades es un hecho que pareciera difícil de ser revertido y, por el contrario, un hecho cuyas potencialidades de incremento son incluso bastante altas. Esta afirmación no tiene el propósito de desalentar a nadie… más bien se trata de asumir el desafío y construir caminos posibles en este escenario.

¿Ya oíste hablar de las infraestructuras verdes? También llamadas GI por sus siglas en inglés (Green Infrastructure), las infraestructuras verdes son una opción económica y resiliente para enfrentar los retos de los climas más húmedos.  Las formas que estas construcciones han adoptado en las distintas ciudades del mundo se caracterizan por su creatividad y por proporcionar un cambio importante en cuanto a la reducción de los impactos. Además, hacen un gran aporte al paisaje. Los beneficios de la implementación de las infraestructuras verdes comprenden múltiples áreas como la ambiental, la social y la económica.

Algunos ejemplos de esta práctica urbanística pueden servirnos para conocerla mejor. Las planter boxes (en castellano, “cajas de plantas”) son macetas de cemento dispuestas a un costado de las aceras y que tienen como objeto principal canalizar y absorber el agua de las tormentas. Esta línea verde en medio de la pavimentación que recubre las ciudades, protege el entorno de las inundaciones. Un proyecto en la Avenida Michigan ya implementó esta medida.

Pero en Los Ángeles fueron más lejos: adosaron a las planter boxes otros recursos –como el pavimento permeable –y convirtieron la Avenida Elmer en una calle verde.

Y ahora ¿qué opinas de la relación entre cambio climático y crecimiento de las ciudades vista como la posibilidad de incidir positivamente y gestar un cambio?

Aprende más sobre estos temas ingresando a los links: What is Green Infrastructure? y Agua, megaciudades y cambio climático. Capacítate en urbanismo sustentable. Conoce nuestra Diplomatura en Arquitectura y Medio Ambiente.

 

 

POLÍTICAS PÚBLICAS PARA HUMANS

El desarrollo de políticas públicas eficientes se relaciona directamente con el ser humano. Conocer bien todas sus fortalezas y también sus debilidades, es indispensable.

¿Por qué en algunos restaurantes ofrecen bebidas sin azúcar antes que los sabores comunes? ¿Qué eliges tú después?

La conducta del ser humano es un referente clave a la hora de elaborar políticas públicas. La argumentación es sencilla: si se quiere implementar una medida para optimizar la vida ciudadana, ¿qué más efectivo que hacerlo teniendo en cuenta a los mismos ciudadanos?

Según la Economía del Comportamiento, existen dos formas de entender al ser humano: como un homo economicus o como un human. En el primer caso, las capacidades y formas de actuar del hombre son sobreestimadas. La segunda opción muestra una concepción un tanto más realista y sostiene que el ser humano es una criatura tendiente a los errores, frágil e influenciable.

De hecho, una de las formas de influenciarlo es a través de las “opciones predeterminadas”. ¿Qué quiere decir esto? Se trata de ofrecer ciertas posibilidades orientadas a un fin preciso, de manera que las personas escojan mejor –o lo hagan de acuerdo a las expectativas de su elección -.

Para fomentar un comportamiento es importante hacer que se convierta en un comportamiento sencillo de asumir o, al menos, un comportamiento más accesible que aquel que queremos evitar. ¿Ya escuchaste hablar de la ley del menor esfuerzo? Bueno, algo parecido.

En este sentido, una de las políticas públicas más polémicas y también con grande efectos inmediatos fue el sistema de exclusión voluntaria, también conocido como ley de consentimiento presunto. Son varios los países en todo el mundo que han adoptado esta disposición y, en todos los casos, las consecuencias han sido muy buenas.

Y ¿en qué consiste este sistema tan original? La medida es muy sencilla: para promover la donación y el trasplante de órganos, cuando la persona hace su trámite de identidad no es cuestionada acerca de esa posibilidad, simplemente, se da por supuesta su adhesión. Para evitar ser donante, la persona tiene que pedir expresamente su exclusión.

¿Cuál es el resultado? El registro de donantes crece y sin necesidad de asignar una montaña de recursos para ello. En Alemania, la ley de consentimiento presunto existe y más del 90% de la población es donante.

Cuando en el restaurante dan por supuesto que la bebida con la que acompañaremos nuestro plato será baja en azúcares, nosotros tenemos que hacer un esfuerzo para decir que no y, muchas veces, evitamos esa molestia. Si lo que se busca es combatir los trastornos alimenticios y que las personas tengan una vida más saludable, medidas pequeñas, como esta, contribuyen a que, de a poco, se vaya haciendo una diferencia.

Y tú, ¿en qué otra área implementarías este sistema?

BICICLETAS EN HOLANDA PARA VIVIR FELIZ

¿Cómo logró Holanda que por las calles hubiera más bicicletas que automóviles? Viaja por el mundo a través de nuestro artículo y descubre una alternativa para vivir mejor y cuidar el Medio Ambiente.

En Holanda, ¡hay más bicicletas que personas! Se trata del medio de transporte más popular entre los holandeses, quienes gozan de una excelente infraestructura que les permite manejarse con soltura en dos ruedas. Efectivamente, son más de 22 millones las bicicletas que existen hoy en el país, en contraste con 17 millones de habitantes.

Si bien antes de la Segunda Guerra Mundial, la bicicleta ya era empleada con frecuencia en Holanda, no fue sino hasta comienzos de 1970 que el gobierno decidió intervenir activamente en la promoción de este medio de transporte. Tras el aumento de las muertes por accidentes de tránsito, surgieron distintos movimientos sociales que se pronunciaron en pos de una medida que protegiera a los ciudadanos. A su vez, la crisis del petróleo de 1973 dio el ultimátum para que se tomaran medidas eficaces sobre la adopción de un nuevo estilo de vida y la preservación de la energía.

De esta manera, la inversión en infraestructura y ciclovías se alzó a la cabeza de las políticas públicas del Estado holandés. Las ciclovías cubren hoy 35.000 km del espacio holandés y cada año, el gobierno invierte 400 millones de euros en infraestructura para bicicletas. Además, entre otras cosas, se prohibió el uso de autos en el centro de algunas ciudades. El fomento del uso de la bicicleta fue acompañado, a su vez, por una señalización óptima que evita accidentes y orienta de una forma sin precedentes al turista.

¿Las consecuencias inmediatas? Holanda es uno de los mejores países en cuanto a seguridad vial (a partir de la implementación de las bicicletas el número anual de víctimas de accidentes de tránsito decreció abismalmente) y la repercusión en el medio ambiente es totalmente positiva.
 

Capacítate en Diseño de Políticas Públicas y aprende a analizar el proceso de toma de decisiones del Estado. Conoce nuestro programa

CÓMO LOGRAR LA COLABORACIÓN CIUDADANA EN UN PROYECTO DEL ESTADO

¿Puede un juego de mesa hacer que una ciudad sea más “verde”? Descubre la creativa solución que se implementa en la India para que Bangalore sea otra vez un jardín.

En el suroeste de la India, la capital del estado de Karnataka, Bangalore, es conocida históricamente con el epíteto en inglés garden city (ciudad jardín). Sin embargo, desde hace algunos años ese nombre ha sufrido una impactante transformación: ahora Bangalore es garbage city (ciudad basura). La mutación tiene su origen en un hecho que hoy pareciera caracterizar a Bangalore por sobre todas las cosas: la ciudad produce 3500 toneladas de residuos sólidos por día.

De más está decir que el centro de recogida de residuos (DWCC) está sobrepasado de trabajo. Aunque la causa central de la frustración de sus directivos y obreros no es precisamente una jornada laboral difícil e interminable. La falta de empatía de la población de Bangalore es la verdadera problemática que los policymakers del lugar buscaron revertir.

La creatividad es quizás el elemento más importante a la hora de elaborar una política pública efectiva. Y, en este caso, estuvo a la cabeza de la acción.

Para cambiar la situación de Bangalore y lograr una ciudadanía más comprometida con esa solución, Fields of View –organización india sin fines de lucro, cuyo principal objetivo es generar juegos con fines políticos –en conjunto con MediaLabAmsterdam, presentaron ₹ubbish!, un juego de mesa entretenido que promete revolucionar conciencias.

La partida incluye entre cuatro y seis jugadores que deben trabajar unidos para ganar. Cada uno de los participantes ocupa el rol de un encargado del DWCC y debe cuidar que la ciudad esté limpia. Los residuos que no son recogidos, se vierten en un “basurero” común. Este depósito tiene un límite y si agota su capacidad, el juego se termina y todos pierden. Por el contrario, si la totalidad de los jugadores coordinan entre sí para generar un centro DWCC en cada lugar, entonces la partida concluye con éxito.

Con una estrategia sencilla y una producción austera, ₹ubbish! busca revertir la falta de compromiso por parte de la población de Bangalore respecto de su ecosistema contaminado, poniéndolos en el lugar de las personas que cada día se esfuerzan por mejorarlo.

₹ubbish! es un claro ejemplo de que no se necesitan recursos inalcanzables para elaborar una política pública eficiente. Lo esencial, como ya dijimos, es la creatividad.

Capacítate en Diseño de Políticas Públicas y aprende a analizar el proceso de toma de decisiones del Estado. Conoce nuestro programa

 

POLÍTICAS DE DESARROLLO SOSTENIBLE: LA RESPUESTA PARA LA PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE EN LAS CIUDADES

¿Por qué Luxemburgo y Singapur son ciudades ejemplares en la protección del Medio Ambiente? Las políticas de desarrollo sostenible pueden cambiar el mundo.

La distribución eficiente de los servicios públicos (entre los que se cuentan el transporte, el agua, la energía, la salubridad) como así también de las viviendas, impacta directa y positivamente en la protección del medio ambiente. Todos esos factores viven su máxima potencialidad en las ciudades.

El Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente sostiene que en las ciudades se consume entre el 60% y el 80% de la energía mundial, sumado a que son responsables del 75% de las emisiones de carbono  y del 75% del consumo de los recursos naturales mundiales.

En este sentido, la inversión pública resulta una de las herramientas más poderosas para propiciar el desarrollo sustentable en las zonas urbanas. La implementación de políticas de desarrollo sostenible ha permitido que las mismas demuestren su capacidad en el ahorro de energía y otras claves de preservación del entorno. Entre las principales, encontramos la  construcción de espacios verdes, como así también la conciencia de los ciudadanos en el cuidado medioambiental.

Según el Índice de Desempeño Ambiental (EPI), el mejor ejemplo de un país con estas características es Suiza, donde en los últimos cinco años se crearon quince parques regionales y cuya población manifiesta un profundo compromiso con la protección del medio. Asimismo, Luxemburgo ha logrado catalogar el 17% de su territorio como espacio protegido y, de esta manera, reservarlo de la intervención humana.

En cuanto a la gestión de energías renovables, Singapur ocupa un lugar predominante, aunque Alemania no está lejos de alcanzar los mismos desafíos. Además, en el país germano, las políticas sustentables han incluido entre sus prioridades los techos verdes y el reciclaje de residuos.

Capacítate en Diseño de Políticas Públicas y aprende a analizar el proceso de toma de decisiones del Estado. Conoce nuestro programa