RENOVANDO LOS PARADIGMAS

El e-Learning es el nuevo paradigma educativo. ¿Qué piensas de las transformaciones sociales que supone?

La formación académica del hombre tiene manifestaciones palpables incluso desde la Antigüedad Clásica. Sócrates disertando en los espacios públicos, interpelando a los jóvenes a razonar más allá de las preconcepciones  que traían de su crianza; Platón en su Academia, cristalizando el pensamiento del maestro a sus discípulos, entre los que se encontraba Aristóteles; y más tarde él y su liceo, los peripatéticos, todo un legado de saber que hasta el día de hoy sigue formando parte de nuestra cultura. Y cada vez más educación, siglo tras siglo.

El desarrollo de la educación a través de la historia nos da cuenta de que estamos en presencia de una vastísima área del desenvolvimiento del ser humano. Tenemos sed de saber, necesitamos explicarnos las cosas, comprender los fenómenos, encontrar respuesta a las múltiples preguntas que se suscitan continuamente en nosotros. Descubrimos y aprendemos, nos construimos y deconstruimos en cada proceso de intercambio con nuestros pares. Y, sobre todo, nos relacionamos mejor con el mundo, cuando lo conocemos.

Los modos de enseñanza de los clásicos siguen implementándose en la actualidad y las instituciones de educación superior no son la excepción a esta tradición. Sin embargo, estos espacios se constituyen también como uno de los  escenarios –quizás el principal –de una nueva práctica: el e-learning.

La evolución vertiginosa de las tecnologías de la información y la comunicación nos desafía día a día a acrecentar nuestras capacidades y generar nuevas adaptaciones al medio que nos rodea. En cuanto a la educación superior, es necesario decidirnos completamente por las nuevas dimensiones que va adquiriendo a partir de las transformaciones culturales que trae la incorporación a la vida cotidiana de tantas y tan diversas tecnologías.  Se trata de poner en valor todas las ventajas que el e-learning supone para adentrarnos en ese mundo virtual sin prejuicios y entonces sacarle el mejor provecho.

Somos la generación que experimenta en carne propia los cambios de paradigma en las formas de enseñanza y aprendizaje. Y resiliencia y proactividad, dos palabras que recientemente se incorporaron a nuestro vocabulario,  son probablemente las actitudes a adoptar frente a este fenómeno.

Para convencernos aún más, entre las ventajas del e-learning encontramos la realización asincrónica del aprendizaje, que permite que el estudiante elija el momento que cree conveniente para llevarlo a cabo; hasta un 60% de mayor retención del conocimiento frente a un 10% del aprendizaje presencial –según The Research Institute of America –; y el estudio de cinco veces más material, sin incrementar el tiempo invertido. Por otro lado, Ambient Insight, consultora especializada en e-learning, sostiene que América Latina fue la región con más crecimiento del e-learning en 2016, con más de 115 proveedores. Tendencia que evidencia que esta práctica está en su auge.

Hoy, los razonamientos de Sócrates –registrados por Platón –son asequibles a miles de personas cada hora, logrando un alcance de seguro insospechado para el filósofo griego. Estos conocimientos, como así muchos otros de nuestro interés, están a nuestra disposición, en cualquier momento del día, desde la virtualidad.